miércoles, marzo 15, 2006

Sobre la Arena



Cuando la opulencia ataca
al humilde cofre relleno de dulces miradas,
resulta mejor recibir un beso en el desierto.

Ante las faldas levantadas que,
embriagadas por numerosos sortilegios seminales,
bailan alocadas por doquier su danza viscosa,
resulta mejor recibir un simple beso en el desierto.

Alzando las manos negritas al cielo,
luego haberle sobrevivido a los avatares de la tarde,
caen el maná preservando para sí cada detalle
de su delicado descenso.

En un pequeño lapso de tiempo,
que eclipsa el espejo negro,
se entiende mejor,
se percibe con mayor soltura.

Porque la alforja se llena con aquello que puede, a plenitud, degustar,
porque se exime del simple deseo de conquistar
innumerables colores que, a la larga,
su aura nunca se ajustará a iluminar,
a lo largo de su finita luz intermitente.

Por eso, por todo aquello,
resulta mas fresco recibir un beso en el desierto.

David R. Morán
Tegucigalpa
Marzo 2006

10 comentarios:

OdinGhost dijo...

Un mìstico mi amigo!

No dejes que la llama se apague:
Ni con los vientos del desierto,
ni con los frios besos de la indiferencia.

Dejá que toda esa arena pula tu oxidada armadura y que el guerrero de paz vuelva a su lucha!!!

Saludos

Michi dijo...

El desierto parece lejano pero esta cerca...

LUIS AMÉZAGA dijo...

Alguna boca agredecerá tu beso arenoso. De momento, versos.

Voy a leerte en mi bandeja de entrada. Un abrazo.

Mentacalida dijo...

Los besos y mas dados en momentos equivocados.Que desierto mas que el del alma cuando no tiene alas para volar y rociar la arena con besos.
Leerte ha sido una caricia y no una lija como escribiste sobre tus versos por ahi.
Un abrazo enorme!
Menta

anatema dijo...

David.

Bonitos versos que la arena cubre,
como se cubren los besos muertos, olvidados, como se cubren de telas de araña los recuerdos.

Bonitos versos. Sí.

Ojalá que esa conciencia tuya contagiara otras conciencias.

Un beso. Concha.

Juan Carlos Vallejo dijo...

Cierto. A veces uno necesita esa cosa pequeña, pero que cobra una intensidad extrema, porque es una gema rara, un raro oásis en el desierto poblado de cosas.

Jose Alonso dijo...

Definitivamente sus eningmáticos escritos me ponen a pensarlos mucho y sus frases finales siempre cierran con inteligencia: un reto a la percepción interna, así describiría este blog.
UN SALUDO PINTORESCO: DE NUEVO EN LA ESCENA

ShAdOw dijo...

Como bien dices... resulta mas fresco recibir un beso en el desierto.

Gracias por estar siempre, es un placer volver a leerte... Estoy de regreso otra vez...

Un fuerte abrazo desde este rinconcito mexicano

anatema dijo...

...un beso en el desierto...

debe ser una gratísima experiencia...............................................................................................
B
E
S
O
S

moi même dijo...

Pobre....todos lo halagan con un beso cuando él solo desea abandonarse en el desierto esperando por un imposible, dejando a un lado la esperanza del oasis refrescante y humedo que tal vez lo espera del otro lado de la arena...pobre