jueves, octubre 27, 2005

Movimientos de la Naturaleza



1
Aquí acaba la noche,
cuando tengo que despegar
la saliva de la almohada,
para que no me falten las palabras.

Dejo mis ojos sentados
en el sillón, asustados,
ven como pierdo
los contornos que me
abruman.

Ese es el balance adquirido por Mozart,
un músico mal grabado en un trozo
de plástico.

El agua no limpia en esta estación,
existe, si miras de reojo,
el frenesí escurriéndose por el agujero del baño.

soñando con la esperanza,
a no ser de que guardemos ayuno,
la úlcera roja me devorará
desde adentro.

Al salir a la calle voy y vengo,
me regreso, cargado de cosas
pesadas, objetos que no requiero.

Abro, leo los papeles,
no me dicen nada,
andan volando en un idioma
que no digiero.

De nuevo salgo,
veo el pavimento;
planicie revestida de aspavientos,
de minúsculos destellos perforando
el lanudo orificio de los árboles.

Ya no hay tiempo,
es hora de ser el camino,
el ser,
el ciudadano moderno;

Me contraigo,
porque dejé en junto a la ropa
del lavado el último
pensamiento del cual estoy
habitado.

David R. Morán
Tegucigalpa
Hace algunos años.

6 comentarios:

scape95 dijo...

La pesada carga de cosas innecesarias...

Michi dijo...

Sumergete en la multitud...

LUIS AMÉZAGA dijo...

David, con la primera estrofa me has dejado preocupado. ¿También te pasa como a mí, que soy un baboso nocturno?

Jose Alonso dijo...

naturaleza en movimiento. El título me atrapó y no me sacó de la idea de la continuidad entre ella y nosotros.

Gabriel dijo...

invitacion a participar en el PRIMER DIRECTORIO DE FOTOBLOGS DE HABLA HISPANA:
http://www.foto-blogs.com.ar/le

ShAdOw dijo...

Cotineidad de lo habitual, despertar para transitar, Emociones de los sentidos... conciencia e inconciencia unidos...
Bello David, muy bello