lunes, agosto 08, 2005

Es Arriesgado Vivir a Expensas de un Relámpago



Arena y sal fundidas
química de tiempo.

Amor traslúcido
estallando en chispas de amatista.

Se hiere la mitad de mi cerebro,
la otra,
la otra no sabe contar al revés.

No entiendo,
este mundo vuela en contra de mi aliento.

David R. Morán
Tegucigalpa
Julio 2005.

9 comentarios:

Michi dijo...

Que vida esta!!

LUIS AMÉZAGA dijo...

El relámpago, esa uña que rasga la cortina del firmamento.

Últimamente en España ni llueve, ni hay tormentas, ni ocurre otra cosa que un sol exhibicionista.

Tbo dijo...

Un título arriesgado para un diamante. Me gusta su brillo, el resplandor tranlúcido que provoca en tu pensamiento.

scape95 dijo...

¿Y quién entiende?

David Morán dijo...

¡Estás de vuelta amigo Mickel! Pensé que estarías con nosotros hasta el Lunes próximo. Espero que la resaca no te impida escribir poesía y prosa irreflexiva ahí en el Poeta Mirón, ¡Qué diablos! Si debes venir inspirado. Seguro que están en verano en España, quizá por eso ni llueve, últimamente he leído en los blogs muchas cosas referentes a altas temperaturas, piscinas y celebraciones.

Para ser sincero Tbo, ese comentario tuyo me gusta más que mi poema.

Amigo scape, simplemente me deslumbra el relámpago y no entiendo el destino de la urbe. Gracias por acompañarnos siempre.

anatema dijo...

Hermoso poema David. Dime ¿cómo te sientes más cómodo con el verso o con la prosa?
Te invito a que entres en mi otro blog de poemas:
www.estoycomountren.blogspot.com

Anónimo dijo...

Es arriesgado, pero no puedo evitarlo. De repente el rayo cae junto a mí en forma de muerte y el terror me llena el alma. El mundo va en mi contra. Las chispas me ciegan y no encuentro cobijo... Quién pudiera guarecerse del horror?. Es la crueldad de la vida, que te arrebata lo que más quieres mientras, con la boca abierta y los ojos como platos, miras cautivado la belleza de un rayo.

Tbo dijo...

Si un día ves caer un rayo sobre la arena, en la playa por ejemplo, creo que puede darse el caso de que cristalice en forma de diamante.

"Arena y sal fundidas
química de tiempo."

David Morán dijo...

Anatema: la verdad es que me siento bien con ambas formas de expresión, es la necesidad que me hace elegir entre una y la otra. “Odas en el Mar” ya tiene un Link aquí en neurocosmo.

Anónimo: Así es, nos sorprende y asusta. Gracias por tus palabras.

Tbo: Sólo esperemos que el rayo no caiga sobre mí, no creo convertirme en diamante.