lunes, marzo 23, 2009

emotĭo, -ōnis


Sal de la psique
proyectada en la etérea razón
define nuestros contornos humanos
Quien aproveche las flamas capitales
y descubra la dinámica de su energía interna
domará al potro salvaje
para luego cabalgar hacia la madurez
siendo el arquitecto de su propia gloria.

David Morán
Tegucigalpa
Marzo 2009

3 comentarios:

SHEREZADE dijo...

Hola David!
Tenia un tiempito fuera de estas urbes, como has estado?
Te escribo para saludarte y a la vez par preguntarte algo.
El ano pasado adicionaste a tu blog varios poemas cuando te retiraste por un tiempo, me podrias orientar como fue que pudiste poner un link de descarga en tu blog?
Un abrazo, Dios te bendiga!

David Morán dijo...

Sherezade:

Pues sobrevivo hasta ahora.

No recuerdo muy bien, pero creo que en los sitios donde ofrecen poner tus web gratis uno sube los archivos y después copia la dirección de la página donde se ubicaron, este es el link que se utiliza para descargan. Escríbeme al mail, luego te explico con mas detalle.

Saludos.

Luis Amezaga dijo...

Razón y corazón, dos caballos salvajes que sometidos a la brida son espléndidos, pero si alguno se desboca, nos tiran al suelo.