lunes, abril 07, 2008

Día como no hay


Es lunes,
todos quieren algo de mí
excepto…mi persona.

Son tan trasparentes
como la boca de una mujer
que nos niega su edad.

Verdad y mentira se reparten
las culpas almacenadas en el basurero.

La prudencia es propia de temerosas
espadas con filo invertido.
Pegan sin dañar al rival
pero al esgrimirlas te hieren.

Es lunes,
me parezco a ellos
excepto en mi persona.

David R. Morán
Tegucigalpa
Abril 2008.

8 comentarios:

Luis Amezaga dijo...

No, no se parece a ellos.

Michi dijo...

Y como no les des lo que quiren (gratis, por supuesto) te señalaran con el dedo antes de volver a la caverna de la que salieron...

Martha Beatriz dijo...

Amigo David,
que bueno volver y encontrar poesía.
te mando este enlace, sé te gustarán
http://enelbordedelcamino.blogspot.com/
Un abrazo.

raizen dijo...

Cada hecho es alterado con el tinte personal. A veces la verdad no es igual a la verdad, a veces se cree que las opiniones son leyes.
Muy buena poesía David

Saludos

Natalie Sève dijo...

Cierto es que la prudencia solo termina por dañar al que la esgrime...
Un abrazo!

SHEREZADE dijo...

No dejare de insistirte en que participes en concursos, eres muy buen, pareces dueno de las palabras, que puedas hacer con ellas lo que se te antoje y aun asi te queda bien, he leido la mayoria de tus trabajos y siempre quedo sorprendida y aprendiendo de ti. Un beso,Dios te guarde.
Bien trabajado

David Morán dijo...

Estimada Sherezade:

Ten cuidado, conmigo desaprenderás. No me gusta participar en concursos, una vez lo hice y me dí cuenta que la mayorías de los participantes salimos perdiendo. Sólo tres pudieron ganar premio. Qué injusto.

Por ahora me ocupo de otros trabajos literarios, ya publicaré algo en éste espacio.

Saludos.

Tbo dijo...

Efectivamente, cada lunes me siento agredido por una espada clavada, el trabajo y su rutina. Saludos David.