lunes, marzo 19, 2007

Prudencia


Al acortar distancia
entre tiempo y cordura
acabamos con la primera ventaja
que nos brinda la contienda:
El factor sorpresa.

David R. Morán
Tegucigalpa,
Marzo
2007

Foto extraída de: Educar

6 comentarios:

Natalie Sève dijo...

Quizás una contienda entre tiempo y locura parecería una danza abierta, con cientos de sorpresas por brindar.
Saludos
Natalie.

Tbo dijo...

Cuando se entabla una batalla de manera directa, la victoria se gana por sorpresa.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Pero sin cordura y tiempo para adquirirla, podemos encontrarnos con que la ventaja en la contienda sea la de nuestro rival, y la sorpresa nos la llevemos nosotros. Equilibrio en el juego para evitar el jaque, querido amigo.

David Morán dijo...

Así es Natalie, resulta difícil calcular la cantidad de posibilidades, y sorpresas, sobre todo cuando hablamos de locura.

Gracias camarada Tbo, me lié hace tiempo este libro, muy bueno para la administración.

Amigo Mickel, En efecto, no se descarta la cordura, pero esta falsa cordura disfrazada de prudencia, con el tiempo, puede ser mortal, recordemos que el rival juega con su propio reloj y probablemente sin muchas demoras. Visto de otra perspectiva en el ajedrez lo que se buscan es un desequilibrio de fuerzas para poder dar el mate.

Saludos a todos.

Michi dijo...

Recuerdo con nostalgia nuestra partida de ajedrez David, cuanto tiempo libre teniamos!! ;-)

David Morán dijo...

De todos los comentarios que recibiría esta entrada, el suyo era al que mas temía Don Michi. Lo tengo pendiente, pronto lo reanudaremos.

Saludos.