miércoles, febrero 07, 2007

Eternos inconformes o el mito de la mentalidad extrema

Tienen dos ojos para ver un par de caminos.
Uno es blanco, el otro negro.
En medio de ambos un abismo sin sentido.

Caen pues su sentencia con el timbrar de la moneda, de caras opuestas, donde se describen refranes contrarios. Caminas en medio de lo inexplorado por las mentes débiles, pero cuidado, eres vigilado, y el miedo desconcierta a quienes no pueden ver.

E aquí sus llamados ante tu encuentro:

Te apasionas por un ideal
y te llaman fanático.

Intentas establecer el orden
y te llaman déspota.

Quieres ser libre
y te llaman renegado.

Deseas conservar tu legado cultural
y te llaman retrógrado de pacotilla.

Procuras mejorar tu calidad de vida
y te llaman cerdo capitalista.

Intentas controlar tus sentimientos
y te llaman insensible.

Te sacrificas por el bien de los demás
y te consideran un estúpido sin autoestima.

Te preocupas por ti mismo
y te llaman egocéntrico narcisista.

Inventas historias fantásticas
y te consideran un loco de atar.

Hablas del sexo con propiedad
y te ven como un depravado.

Tienes tus condiciones ante el sexo
y te llaman reprimido.

Procuras trato justo
y te llaman rojo comunista.


Defiendes los derechos laborales
y te consideran un obstáculo para el progreso.

Intentas ser honesto
y te llaman cínico.

Prefieres las palabras antes que los puños
y te toman como un cobarde.

Intentas ser auténtico
y te consideran un inadaptado social.

Tomas un modelo como guía
y te llaman convencional.

Señalas las faltas de tus mayores
y te consideran irrespetuoso.

Eres optimista ante la adversidad
Y te consideran un ingenuo.

Eres realista ante la misma adversidad
y te consideran pesimista.

Tienes tus defectos y achaques
Y te exigen la sabiduría como alternativa.

Al fin, cuando logras alcanzar la luz de la sabiduría.
resulta que eres demasiado viejo y aburrido para lidiar con su mocedad.

David R. Morán
Tegucigalpa
2006

5 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Hagas lo que hagas ya está etiquetado. Los más grandes y los más mezquinos ya pasaron por delante de la puerta. Si pensáramos en el "qué dirán", quedaríamos inmovilizados para no errar.

Magnífico regreso del pensamiento el suyo.

Michi dijo...

Welcome back David!!
Y si escribes en un blog eres un friky de internet :)

David Morán dijo...

Amigo Mickel:
Siempre hay quienes no saben distinguir entre una manzana y una sandía. Para algunos sólo nos queda reír de estas exageradas “ocurrencias”. Algunas veces.

Don Michi: Eso, no se sabe distinguir, o a lo mejor estamos tan frikiados que ni nos damos cuenta pues. Hablando de frikys, de eso voy a comentar algún día, gracias por recordármelo.

Saludos

Electroduende dijo...

Amen hermano Morán.

por cierto, por tu recomendación creo que me bajaré la pelicula Dark Cristal, espero que me perturbe.

Tbo dijo...

Nada, nada, no hay que conformarse, seguir adelante, siempre. Saludos.