lunes, mayo 02, 2005

Paloma al Vuelo


La semana pasada fueron nuestros bosques, ayer casi-casi le toca al señor Presidente

El domingo pasado sufrió un accidente aéreo el presidente de los hondureños, Ricardo Maduro, cerca de las bellas playas de Tela (litoral atlántico). La pequeña avioneta en la que venía él, su hija, su yerno y el piloto, tubo un inesperado desperfecto mecánico y el capitán se vio forzado a descender donde no lo tenían previsto, en el mar.

¿Qué andabas haciendo por ahí Maduro? ¿Acaso te “desestrezabas” de las protestas populares del primero de Mayo, día del trabajo?

Según los rotativos, inspeccionabas las áreas turísticas de la zona, tenías previsto entrevistarse con el alcalde teleño respecto a eso. También, los medios nos cuentan que tu nave logró amarizar frente a la playa “El Tiburón”, menos mal que por ahí sólo pasan uno que otro delfín. Salieron como pudieron del vehículo mientras este se inundaba, nadaron hasta la playa en donde fueron auxiliados por los lugareños y cuerpos de socorro. Bueno, hasta la avioneta rescataron.

Ya vez Maduro, a pesar de que has torturado a este pueblo con los elevados impuestos a los carburantes, la gente humilde se preocupa por su presidente y da gracias al cielo que te encuentres con vida. Sano y salvo, con algunas heridas menores. ¡Que gran corazón el de los hondureños!

Me agrada saber que hay en ti una parte humana tras esa estampa de empresario inescrupuloso, perdóname, me equivoqué contigo. Como lo relataste, en esos momentos de angustia primero pensaste en socorrer a tu hija, en tu hijo (asesinado años atrás por sus secuestradores), en todas esas cosas que se presentan rápidamente antes de morir de improviso, típico en estos casos. Como todo un buen padre primero está la prole ¿Verdad?.

Lo que no logro entender bien es lo que dice otro diario con respecto a tu accidente, escribe acerca de una ambulancia que iba rumbo a la playa la cual, por desgracia, atropelló a un joven transeúnte, causándole serias heridas que luego provocaron su muerte. Ironías de la vida, una ambulancia que mata a una persona. Lamentable. ¿Cómo? Cosas de la ciencia.

Yo concuerdo contigo cuando dices que fue un verdadero milagro de Dios el haber salido ileso de semejante predicamento; Dios por lo general ayuda a las buenas personas y a los haraganes, te considero afortunado. Además, das mérito al crucifijo que te obsequió el Cardenal Rodríguez Maradiaga; creo que la verdadera intención del clérigo con este presente era hacerte entender una cosa, que te pusieras la mano en la conciencia y no martirizaras más a este pueblo sólo para quedar “cachetón” con los organismos de crédito internacional. Pero si para salvar vidas funciona, también es bueno.

Dios sabe porque algunas personas mueren y otras se salvan. Recuerda, no nos queremos quedar sin presidente, no se te olvide que preferimos quitar a tu gobierno y, de paso, a tu partido del poder en las próximas elecciones de noviembre, de esa no te vas a escapar.

Te felicito, has reanudado tus labores sin echar de menos el accidente, así nos gusta, eso es digno de alabarse. Como tu antecesor, el ex presidente Carlos Flores Facusse (en aquel tiempo candidato a la presidencia), quien por poco pierde la vida en un accidente de la misma índole, no se rajó y continuó su marcha. No nos olvidemos del ex alcalde capitalino y correligionario tuyo, Cesar Castellanos, desgraciadamente no corrió con tu misma suerte, murió al estrellarse su helicóptero en una zona de la capital mientras inspeccionaba los desastres que estaba causando el huracán Micth; de no ser así, sería él y no tú quien estaría de presidente.

En fin, nos alegra que siga con nosotros señor presidente, usted, su hija, su yerno y el valiente y osado piloto que salvó sus vidas.


Foto de: El Heraldo

9 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Ya que no os convence, el hombre intenta daros pena. Incluso un joven atropellado por una ambulancia muere por la Patria. Todo un gesto. Y sin embargo, noto que tu alegría por la salvación del presidente carece de entusiasmo. ¡Qué desagradecidos son los ciudadanos...!

Tbo dijo...

Yo por eso no tomo aviones, se lo dejo al pollo. Veo que por alli teneis otro Heraldo, por periódico. La foto les a quedado guay. Eso si es un viaje, lo demás es cuento. Por cierto para fotos encontré un buen enlace en tu blog, estoy cacharreando por ahí y casi termino por no comentar naa y es que me acabo de hacer socio de un enlace de un enlace tuyo, es un cuento que nunca acaba. Saludos

Tbo dijo...

A mi lo me gustaría es meterme a un cuarto oscuro con ella, pero prefiero no decirselo, jaja. Chao

scape95 dijo...

Bueno... que sea para bien ese "milagro".

¡Ah! te acabo de enlazar en mi blog. Así no olvidaré visitarte. Un saludo.

David Morán dijo...

Amigos

Así es, no muestro mucho entusiasmo con el suceso, pero si los tripulantes hubieran perecido, me abría apenado mucho, lo digo con sinceridad. De todas formas, si tememos mucho a las avionetas y preferimos mandar a nuestro jefe en ellas, ahí estarán para nosotros los helicópteros. Es una bonita forma de volar, lo digo por experiencia. Les cuento que el presidente y sus acompañantes, luego del susto, tomaron rumbo a Tegucigalpa en una de esas libélulas mecánicas que acabo de ofrecerles. Este señor no escarmienta, no se lo puede permitir.

Es agradable saber que neurocosmo sirve también de puente a nuevas experiencias. Ya me extasié yo un poco, con imágenes y letras, sobre todo femeninas. Recuerden que los cuartos oscuros, que sirven para revelar fotos, necesitan un foquito rojo, no vayan a mal interpretar la naturaleza del sitio. Y claro, eso no quiere decir que olvide visitarlos, lo hago siempre y comento según los chispazos de inteligencia que me tiran estas neuronas. Gracias por enlazarme a sus sitios.

Nina dijo...

Genial tu blog, espero seguir visitandolo,. Un abrazo

Ardegas dijo...

He oído que el presidente Maduro tiene fama de romper el protocolo, ser campechano y gustar de las comidas típicas, y que hasta maneja su propio carro. No es tan malo el hombre. :-)

Tbo dijo...

Chico, no consigo salir de tu Blog, entre nina y tu hermano me he quedado alucinado, hoy llegue a chile visitándote, Saludos, "for your brother", también.

David Morán dijo...

Definitivamente un puente hacia el Triángulo de las Bermudas, donde Tbo no logrará escapar, y con toda razón, hay muchas sirenas cantando en esos mares. Nuestro Ulises puede que anochezca ahí, el pollo quedará solo. De persistir con su ímpetu aventurero, seguro llegará hasta Marte.